lunes, 26 de enero de 2009

Moulin rouge




Con rizos perfectos, cintura de modelo y mirada penetrante, Angélique, la chica francesa se despidio de mi calidamente. Llevaba bikini blanco con puntos negros y una especie de vestido playero color turqueza, con unos lentes D&G y sus sandalias blancas que tanto le gustan. Era sin lugar a dudas la chica mas bella para la que he trabajado.

Habia regresado al trabajo, trabajo al cual esperaba no volver: por la pesades, por los horarios inestables, por el dolor que ocaciona a mi cuerpo y por la lejania. Amparo, mi tia, me ofrecio de buena manera ser parte del staff de “7 days service”, una pequeña empresa de house keeping’. Es un poco inestable y de cargado trabajo, pero se siente cordialidad entre sus miembros. Ella es como la madre del grupo, una madre tal vez un poco dictadora, pero buena al fin y al cabo. Nosotros no tenemos ni voz ni voto en el orden ni el dia de trabajo, sin embargo desde que llegue tengo ciertos privilegios de los cuales me siento agradecido; no solo por ser su sobrino, si no por ser pobremente bilingue. El viernes, dia de harto trabajo nos dirigimos, como casi todos los dias a la casa de los señores Parent. Ellos son una familia de judios un poco liberales, pero infinitamente adinerados y realmente eticosos. Habia trabajado para ellos desde el año pasado, y los odiaba infinitamente por la “cara de poto” que suelen tener ante nuestra presencia.
-Que sigue?
-Ir donde los judios- responde mi tia
-Nooo!- me disgusto la respuesta- y si no vamos?- tratando de posponer la visita
-No se puede. Tu sabes que el judio es jodido, seria exponernos a quedarnos sin trabajo.
-Bah! Bueno, que nos queda.
-Lo bueno es que casi no hay gente. Solo estan los viejos y su hija.
-Y lo malo?- en forma ironica pregunto, sin esperar una respuesta.
-Lo malo es que tienes que lijar las mesas de afuera
-OMG lijar?
-No te preocupes tontillo, usaras la maquina, casi no hay trabajo en eso
-Ok yo lo hago.

Nos dirigimos a su lujoso departamento, despues de pasar por las “N’ zonas de seguridad y registrarnos en el “lobby” con pocas ganas y mucho trabajo. Cada uno tenia una tarea asignada y la mia parecia ser la menos indecoroza, pues Janet se encargaria de los baños y Joaquin de toda la ropa. Frente a todo eso una lijada de mesas parecia un trabajo de niños.
-Hello Ampero- Saluda la vieja de buena gana pero con un ingles mal pronunciado.
-Hi Mrs. Paretn. How are you?- mi tia responde sin esperar respuesta, por mera formalidad.
-Find thanks- Con el mismo ingles mal pronunciado y sin ganas de recivirnos.

La vieja estaba en ropa de dormir aun y el viejo estaba en la ducha, refrescandose por el calor que hacia. Mientras que Angélique lucia radiante, no la habia visto antes, ya que el año pasado no habia visitado a sus padres en su casa de Miami. Estaba tomando sol en la terraza, junto a las mesas que debia lijar. Solo la habia visto en fotos y mi sorpresa se hizo notar sin espera.
-Roberto. Cierra la boca que se te cae la baba.- juega mi tia, haciendome sonrojar.
-Es su hija?
-Guapa no? Pero es chiquilla asi que ten cuidado.
-Que edad tiene?
-Diecisiete, aun hay carcel- y nos reimos juntos.

Sali al balcon para lijar las mesas con el aparato que mi tio nos habia prestado, pues trabaja haciendo “plumbin’” y no podia dejar de mirarla por mas que trataba concentrarme. Me puse los lentes de sol para reducir la molestia del calor y sobretodo para pasar desapercibido, pero era una tarea dificil, pues sus rizos, su cara de niña picara, su sonrisa contante y sobretodo su naturaleza para actuar frente a mi obvia mirada constante me erizaba con facilidad, me exitaba su presencia. Pero trate de seguir con el trabajo, pues sabia que los viejos nos estaban mirando, a mi sobretodo.
-That a hard job- tratando de hablar ingles, idioma que a penas conocemos
-Not too much, this machine help a lot.
-Anyway is hard. Isn’t it?
-Yeah, that’s true. An noisy
-Not too much, I tolerate it.- luego nos quedamos en silencio, ella tomando el sol, y yo sudando de calor, ella borceandose como francesa adinerada que es y yo trajando como latino ilegal en este pais de latinos esclavos.
-Do you want some coke?- y me muestra una lata de coca-cola helada que tenia en la mano
-I think that I cant
-Don’t be silly. it’s a hard job, and is hot in here
-Ok thanks- entonces se para contoneandose, alegre de la vida sonriendo de manera picara, pues al parecer sus padres, los señores Parent, los viejos judios no la dejan socializar con frecuencia, con justa razon.
-Its really cold, it would help.
-Thank you.- luego regresa, caminando como en una pasarela, moviendo la cadera de un lado al otro, induciendome a la tentacion. Tentacion de la cual, seguramente, no tenga idea.

Se paso el dia tomando sol, contemplando el paisaje, y yo a ella, y a la vez haciendo el trabajo al cual me veo sometido. Me invito un par de coca-colas mas y volvio a hacer el mismo caminar de pasalera, incermentando mi atraccion hacia ella. Atraccion que seguramente resultaria infrustuosa, sin sentido, pues ella es una judia adinerada, guapa y joven, hija de padres en extremo celosos y posecivos. Y yo no tengo nada. Sinembargo no dejaba de gozar ese momento de extraña soledad en la terraza, en compañia de una francesa afrancesada tan bella, tan sexy, tan prohibida y a la vez deseada. Sin embargo la partida se aproximaba y nuestra labor en dicha casa me apenaba, sin embargo seguia con la esperanza de volverla a ver, a ella, a sus curvas y a la mirada picara que maneja con facilidad. A ella y su bikini celeste.
-Bye Ampero. Bye young man- se despide con cordialidad la señora y su hija, pues el señor estaba en su cuarto.
-Bye Mrs. Partent- me despido
-By the way, my name is Angélique- y se va. Mi tia se quedo mirandome, como preguntandose “y eso” yo solo me quede callado, como si me hubiese ganado el cielo, y dentro de mi me reia, no se porque, pero me reia.

Al dia siguente teniamos que regresar a su casa, pues muy a mi pesar se iban de viaje, y teniamos que dejar la casa impecable. Por primera vez una sonrisa adornaba mi cara cuando ibamos a la casa de los judios. Y mi tia noto mi felicidad.
-Feliz?
-Solo lo normal, es un dia soleado, llama a estar feliz.
-Lastima que hoy no te toque la terrazza.
-Pero igual estaremos ahi- y se rie conmigo.

Llegamos y las maletas estaban listas, ellos tambien. Los viejos vestian como de costumbre, como siempre los recuerdo. Pero ella estaba con otro bikini, uno blanco con un bestido ensima y las sandalias blancas que habia usado el viernes. Seguia tomando el sol con una alegria incalculable. Tal vez esperando a que siga lijando la mesa de las terrazzo, pero esta vez no era parte de mi labor. Todos nos apuramos por hacer lo que teniamos que hacer y yo trataba de salir al balcon, para verla al menos unos segundos antes que se vaya.
-Te veo impaciente.
-Solo un poco.
-Ok anda limpia la terraza. Le pasas el Ziffer y el mapo, luego limpias las lunas. Pero no demores mucho, que ya no falta casi nada adentro.
-Ok tia, gracias- fue mi complice por unos segundos.

Me apresure para llevar lo que necesitaba y entre a la terraza, de nuevo en nuestra extraña soledad, ante la vista de todos.
-Hi again- me apesure en decir. Tal vez demasiado pues estaba hablando por telefono, en su idioma natal, el cual desconozco. Y ante la ausencia de una respuesta me predispuse a empezar a limpiar.
-Sorry I was in the phone.
-Its Ok.
-Do you want a coke
-Ok.- Entonces se dio cuenta que no tenia ninguna a la mano
-Darn! I don’t have any.
-Its Ok. Don’t worry.
-No way. Ill be back in a minute. - Se paro de un salto alegremente y fue a la nevera a taer unas cuantas.- itz Zero, it doesn’t matter isn’t it?
-It Ok.- I me sonrie de forma dulce.
Luego se podera el silencio por unos segundos, luego vuelve a tomar la iniciativa.
-Were are you from?
-Im from Peru…
-Oh… I was there, Machu Picchu. Ceviche.- y me rei por el concepto vago, aunque cierto que tiene de mi pais natal.
-Yeah. Machu Picchu.
-It was a very nice place.
Y de nuevo el silencio incomodo pero extrañamente placentero se apodero del lugar.
-I’m from Paris.
-Oh la la- y se rie ante mi tonta respuesta.
-Parle lu francais?
-No at all. - pues hablaba tanto frances como aleman.

La conversacion no fue muy fluida, pues tenia que trabajar. Y ellos tenian que irse pronto. Tampoco era de amigos, pues ambos no hablabamos mucho ingles, cosa que detestabamos. Pero pudismo volver a vernos, y eso a mi me bastaba. Poder observar de nuevo su rostro de niña picara, su contoneo al brindarme una y otra coca-cola y el cuerpo tan sexy, del cual le agradesco a los viejos judios. Nos mirabamos mucho, y conversabamos lo poco que podiamos. Pero la hora de partir se aproximaba, cada vez mas y mas. Los viejos le dieron unos obsequios a mi tia, por sus servicios. Una propina, a mi que senti que era inecesaria por tener tan bella hija. Y se despidieron con mayor cordial dad, casi de familia, de amigos. Un beso en ambas mejillas fue lo ultimo que recivi de ella. Lo unico que pude tener, salvo el recuerdo. Y alcanzar a saber que recordaba mi nombre, aunque no tuve la cabellerorisad de brindarselo, entonces supuse que lo habia averiguado.
-Bye Mr. Parent. Mrs. Parent Bye Angélique
-Orbua Roberto.- Y mi tia volvio a verme con la misma cara, de sorpresa, seguido de una risa de complicidad, como si hubiese logrado algo. Yo me fui feliz, pues era dia de pago, de propinas y de chicas francesas que averiguan mi nombre. Chica que recordare con cierta melancolia, pero con felicidad.

4 comentarios:

Fbio dijo...

Robertin!!! te izo sonreir!!!!!

jajajajajaja

por lo menos le abras intercambiado msn no??? o kien sabe facil le apsaste el link de nochesvirgenes? algo no?????

Fbio

LOLA dijo...

jajaja ese fabio cuando no...donde puede publicita el blog!!!

OMG. y y.....la volveras a ver???

Tantantantaaaannnnn!!

Besooo

Lola P.

Diego Rojas dijo...

yo sabiaaaaa! no podia ser infructifero el viaje!... broder si no la haces te corto las dos!...

tenemos q hablar! call u later!

[ves q d algo te sirvio el icpna webon!]

Rocío Tay dijo...

Señor Roberto:
Me ha dolido la cabeza de leer tanto el masticado inglés como su destreza en la escritura! LO IMPORTANTE DEL BLOG ES DIVERTIR Y COMPARTIR EXPERIENCIAS!
Qué bonita historia, y qué agradable impresión saber que quien la escribe es un hombre. Me ha gustado mucho. Un beso para todos ustedes. Chío Tay