viernes, 1 de mayo de 2009

Dos para mear




Había que dejar los cómodos puffs rojo-pasión. Bajar de la plataforma VIP, acertando con los pasos en las escaleritas resguardadas por un par de gorilones. Cruzar el espeso mar humano de jóvenes que bullían sudor y diversión latinpopera. Pedir permiso y meter mano. Oler los cuellos de las chicas bonitas, que eran pocas. Abrirse paso. Para llegar por fin, como un trapo exprimido, al portal de los servicios higiénicos. Porque no hay momento más provechoso para medir la tesitura de los músculos de una comunidad de chicas hirvientes que cuando cruzas la discoteca para ir al baño.

Fue todo eso por lo que pasé cuando, animado por un Amigo (y por mi vejiga que reventaba del rico wiskacho con Guaraná), crucé la discoteca de punta a punta para acompañarlo al tocador. Una vez allí, esperamos la cola que se había hecho para las dos primeras cabinas. No salían, los usuarios demoraban. El Amigo me llevó a la cabina del fondo que no tenía gente esperando. El Amigo, arrodillado y completamente descentrado (aunque es posible que ese sea su estado natural), echó una mirada por debajo de la puerta y vio a un usuario sentado en el trono.

Comprendimos y esperamos con paciencia anti urinaria.

Apenas sonó el pestillo, el Amigo ayudó a abrir la puerta y avanzó a los trompicones, empujando al tipo que salía. Yo, con inoportuno pudor, quise esperar afuera, pero el amigo me pidió que lo acompañe a chisguetear nuestras penas frente a ese pequeño altar de las miserias humanas que es el wáter.

Una vez calmadas las urgencias del buen mear, despertaron en él las urgencias más escondidas del placer y se dio paso el siguiente equívoco diálogo:

-Yo te voy a pervertir, ven para acá –dijo el Amigo y llevó mi cabeza bajo su brazo grande-.

-Oe, ¿qué pasa Amigo? –respondí, desmarcándome de sus tenazas-.

-No te resistas. Ven, ven. Déjate –me forzaba, ahora a manotazos-.

-No quiero. Yo no quiero. Tas loco, varón.

Logré alejarme y poner el retrete como muro de contención entre el amigo y yo. El forcejeo continuaba, ahora verbalmente.

-Ya, cálmate, disculpa. Yo te voy a llevar despacito, déjame enseñarte mi larga carretera.

-No, ahora no quiero esas cosas.

-¿Qué, no te gusto? –preguntaba muy seguro-. Yo sé que eres cochinín como yo.

-No, man. A mí me gustan las mujeres. A mí me gusta Susanita. Tú sabes –repliqué, todo heterosexualazo yo-.

-¡No me importa Esa!, ¿ayer en el taxi no me dijiste que no te daba ni pelota? Ven acá o te lastimo con mi Capoeira, pobre infeliz.

Se alteró: no mentía, sus técnicas de Capoeira me noqueaban sin ninguna duda. Porfiado mi amigo, se abalanzó sobre mí de nuevo.

-Ya estas acá, ¿qué vas a hacer? -continuaba-. No te voy a dejar salir, ya perdiste.

-A mí no me vas a convencer de hacer eso, Amigo. Ni lo sueñes –le dije, halagado en el fondo de que me haya elegido para ese encontrón-.

-Ya pues, mira que estas semanas he estado depre y ya ni escribo. Hazme el favor y déjate pues, tú eres cochinín –volvió a la calma-.

-No cabrón. Suéeeltame.

En esas estábamos cuando un guardia morenazo encaramó su humanidad por un costado de la cabina y dijo…

-¡Abran la puerta mariquitas! La gente quiere entrar –advirtió desde arriba-.

-No le hagas caso –dijo el amigo, moviendo sus gruesos brazos como espantando una mosca en el aire-.

-Pero ¿porque las mujeres sí pueden entrar juntas al baño y los hombres no? –dije, alegando a la igualdad universal e inspirado por el Jhonnie Walker-.

-¿Acaso ustedes tienen vaginitas? –farfulló el hombre de la seguridad-.

Acto seguido, abrió la puerta con sus manos peludas y nos invitó a salir no del baño, sino de la discoteca Onuba. Nosotros caminábamos y él nos acechaba con la respiración pegada a la nuca. Estoy seguro que el Amigo hubiera querido que el guardia gorilón lo estampara contra la pared y lo revise todito pero no fue así. Cuando salí del baño, ya no veía al Amigo; en realidad, no miraba a ningún otro lado que no fuera el frente: si volteo, tal vez el guardia se molesta, pensé. Así que seguí derechito mi camino.

El Amigo había desaparecido y ahora me disponía a cruzar otra vez el mar humano, esperando, en el fondo, un poderoso viento que levantara un tsunami de mujeres que me hiciera olvidar pronto la experiencia última del baño y seguir bailando con los mismos pasitos atolondrados y ridículos como si nada hubiese ocurrido.

______________________________

Lamento. Qué vaina, no fui a Oasis. Y nunca volverán porque la bruja Pochita ha adelantado en sus predicciones que van a disolver la banda por un lío de faldas entre los hermanitos líderes del grupo: Liam y Noel, a la sazón, Caín y Abel Gallagher; al parecer, Susy Díaz sería la manzana de la discordia. Para los que tampoco fueron (o sea nadie) dejo una espectacular canción de Oasis: don´t look back in anger. Esta semana compraré mi entrada para Drexlercito Corazón, de esa nadie me saca.



6 comentarios:

LOLA dijo...

jajajaja esa pochita mas trafera, ella no adelanto nada, ellos mismos dijeron en españa que se disolvian!!!

La que te perdiste moi reiinercillo....xD

Pd: que bueno que sea un post corto :)

gatoreloaded dijo...

Ta q palta, osea uno ya no puede ir a nadar entre un tsunami de mujeres a una disco sin q en una de esas haya una insinuación x parte del sexo equivocado. Causa q palta pero buen Post.

Hablamos

La Chata dijo...

me estas jodiendo que ese dialogo es real?

reii dijo...

Leí tu post sobre el concierto de Oasis, Lola. No comenté porque estaba con la bilis y la furia. Y no te metas con Pochita que yo maltrataré a Liam Cain, se nota que es un drogo impotente que si algo se le para todavia no pasa de los 20 cm exigidos. Un abrazo, moi.

No hay palta, gatoreloaded, era mi brother y solo habia que controlarlo, tomarlo risueñamente y contarlo en un post. A todos nos pasa que nos quieren meter la mano. Gracias por pasar.

Amiga LaChata, lo que esta en el post sí paso: solo que es una verdad que yo cuento con algunas mentiras camufladas para cubrir la identidad del otro implicado, pero sin perder la esencia de lo que queria contar. Vuelves pronto, chaíto.

pek dijo...

queeeeeeeeeeeeeeeeeeeee ascoooooooooooooooooooooooooooooooo!! hahha
ni mas ooo reiner!

Fbio dijo...

a la mela!!!!!! te voy a golpear con mi capoeira!!!!! acaso estuve yo ayer con ese individuo?!?!?!?!?! jajajajajajajajaja regreso muchachos!!!! pronto el fbio volvera a postear!!!!! yeah!!!