viernes, 24 de octubre de 2008

Puta pícara.




Javier se despertó esa mañana con la esperanza de follarse a una puta, pero no cualquier puta, él quería como diría Fernando Ampuero: “Una puta linda”


La mañana del viernes anterior, un grupo de amigos habían quedado en salir en Pro de la aventura. No tenían idea de lo que pasaría en la noche. Omar y Pablo habían quedado con otra blogger (Delia) en celebrar el aniversario de su blog (el de ella). Así que decidieron, sin el consentimiento de Javier, que sería una salida en grupo. Todos los bloggers tenían que asistir bajo pena de multa. A Javier no le quedó de otra, así que le pasó el dato a Sebas – el blogger más reciente- y se aventuraron en búsqueda de cualquier cosa y de cambiar sus libidinosos planes.

Se reunieron en la casa más visitada por todos. La casa de Sebas siempre ha sido un buen lugar para pasar el rato. Queda cerca, nadie jode, nadie pregunta estupideces y la sala es realmente cómoda para cualquier evento improvisado.
Javier llegó a la casa con cierta desconfianza con respecto al día. Algo le incomodaba, pensaba que algo saldría mal. Era una especie de karma en el que, cada vez que siente esa desazón pasa algo inesperado. Por más que piense en toda posibilidad pasa lo que menos de imaginó.
-Habla tío.- Sebas saludando con cierta cortesía.
-Habla.- Javier ya temía que algo malo pase. Aún no sabía que era.
-¿Pasa algo?
-Aún no.
-¿Cómo?- No tenía idea a que se refería Javier. Pero después le dejó de importar.

Esperaron la llegada del chofer del grupo, y aunque suene mal, Omar es el único que sabe manejar. Y por ende el único que tiene carro. Los demás son solo unos simples transeúntes. Pero se aprovechan de la situación para abaratar los costos y el posible secuestro por parte de un taxista (de los que describe Ampuero en su último libro). Sin embargo llegó el primer mal augurio del día. Omar llegó sin carro. Javier supuso que era la primera del día, mientras Sebas - como siempre tan positivo- afirmó que era por algún motivo.
-¡Puta madre! Sabía que algo así pasaría.
-No seas pesimista. Por algo será. Así podemos tomar como queramos.- A Javier le sonó un poco cristiana y parroquiana la última afirmación. ¿Cosa de destino? Es esperar que las cosas se solucionen solas. Y ese no era su estilo. Aunque es muy flojo, ocioso y dejado. No le da motivos divinos a los eventos humanos. En realidad a ningún evento.

Recogieron al buen Pablo. Enfatizo “Buen Pablo” porque es un tipo realmente bueno en todo el sentido de la palabra. Buen amigo, buen novio, y no es un puto como Javier.

Ya de noche vagabundearon por Miraflores. No tenían idea de que la noche aún era joven y caminaron como si no tuviesen algún final. Pero el buen humor del grupo cambió cuando Delia (una blogger, amiga y lectora) los plantó a su tan ansiada cita.

Es por esto que ambos (Omar y Pablo) decidieron escribir una pequeña carta a dicho personaje:

Este bloj está comprometido con la verdad, que puede aparecer sesgada ya que los redactoretes se dejan influenciar por la ira y la frustración que en un primer momento nos parecía reservar la noche miraflorina, como ocurrió el último octubre diez del corriente. Esa molestia se desencadenó a raíz del encuentro frustrado con la Miss Universo de los bloJs, nuestra querida lectora Delia, que había prometido regalos en el Cubata, pequeño bar cerca a Larco, pero nunca llegó. Con las miradas vacías y el corazón ennegrecido de la cólera solo atinamos a garabatear en un papel el siguiente mensaje para ti. Advertimos que la seguimos amando después de todo lo que (no) nos ha hecho.

Estimada Deli, Acudimos, como lo pediste, a este centro de la buena juerga y de mujeres bonitas (lo decimos por la señorita dueña del Cubata que nos atendió amorosamente desde que nos vio parados en la entrada con frío esperándote). Lástima que no te encontramos, ni a ti, ni a tu sonrisa. Solo había polillas en los asientos vacíos. Nos dimos una vuelta por el malecón y volvimos pero tampoco llegabas, ni tu ni los regalos. Teníamos planeado ensayar una canción, aprovechando que uno de nosotros es barítono pero no llego su inspiración, como repito, no llegaste tú. Comprendemos que seguro tuviste un contratiempo y nos dejaste con las ganas de conocerte. Te dejamos esta carta para que sepas de nuestro paso por este bar Cubata y salúdame a la camarera que my rica está.

Siempre tuyos, Sebas, Javier, Omar y Pablo.

Javier intuía que algo así pasaría. Sabía que iba a ser taimado por el destino. Sabía que si existe un Dios, este no lo quiere; tal vez porque no le hace caso. Sin embargo el ánimo grupal no decayó. Javier es muy pesimista, pero los demás nivelan el nivel. Así que luego de dejar la encomienda se preguntaron que hacer, o que no hacer.

-¿Vaom a luca?- Pregunto Sebas.
-¿luca?- era obvio que el espíritu angelical de Omar evitaba que este sepa de estos antros.
-¿No sabes que es “a luca”? Es una especia de night club barato, lleno de putas que bailan y se menean en una barra. La entrada esta una luca, por eso el nombre.- era obvio que Javier ya había pisado el lugar, pero al parecer no quería regresar.
-Hm. Vaom pe’.- Omar y su forma peculiar de manejar al grupo. Si él decide algo se hace. A menos que Javier “el anarquista” se oponga. Pero la dictadura que emplea el buen Omar no suele ser puesta en tela de juicio.
-OK.
-Ya.
-Hm. No hay de otra ¿no?- Javier tenia que oponerse.
-No.
-OK. -Y dejó que el grupo elija.

El grupo se preguntó también como irían y a donde. Y debido a que el único que conocía más o menos uno era Javier decidieron ir por Tacna.
-¡Todo Tacna, Wilson, Colmena!- un cobrador gritando avispó al grupo.
-¿Vaom?- pregunta Javier
-¡Vaom!- en ísono el grupo. Y se animaron a subir al Arequipa - todo Tacna. Y se arrimaron al fondo que, “siempre hay sitio”, rumbo a un puticlub del Centro de Lima. Ya dentro del carro y bien al fondo, el grupo se animó a hacer bullicio y a reír como se puede.

-Lo que sí sería muy rochoso es que un día sueñes con que has estado agarrándote a un pata y te despiertas… ¿Qué harías? - siembra la duda Sebas
-Yo voy y me baño en ruda- sin titubear Omar.
-Ala yo me cepillo cien veces -la cierra Javier.
-A ver qué harían si descubren que, luego de soñar con ese chico, despiertan y se dan cuenta que están mojaditos allí abajo - Empeora el tema de forma traviesa Pablo.
-Jajaja –risas generales para confirmar que aquel escenario les gustaba.
-¿Tú qué harías, Pablo?
-¿Él? lo primero que hace es llamarlo y contarle el sueño al chico –se adelanta Omar.
-Jajaja –ahora las risas se extendieron hasta el cobrador del micro de adelante.
-No, yo normal. Me pondría a pensar porque fue que soñé con él –lo dijo con tono de filosofó.
-¡Bah!- Javier sabía que era muy falsa su afirmación. Tal vez el hubiese hecho otra cosa.
-Oe y fuera de bromas ¿Con quién del grupo han tenido revolcón onírico? O sea con quién pasó en serio–pregunta Javier. Dudoso de posibles respuestas. Él ya tenía una.
-¿Tú? –retruca Sebas.
-Pues con Alejandra –responde sin pensarlo.
-Yo sí tuve con Adrianita un masajeo bravo –confiesa otro.
-A mí me pasó con Jessyjoy (apodo cariñoso de Jessy, una chica que está fuerte).- con astucia Omar -¿Y tú?- A Pablo
-El mío fue hace dos días. Como nos habían dado la Visa… soñé con Samantha, como nunca ah.
-OH!... si siempre te pasa eso.- Todos asumían que Pablo soñaba en secreto con ella, pero jamás lo aceptará.
-No no, en serio. Fue algo rápido. Estábamos en Carolina y recuerdo que ella se acercaba con los ojos cerrados y poniendo su boca como pescadito. Apenas nos pegamos me desperté sobreexcitado. En serio, muchachos, no me miren así.- alegó.

Bajaron en algún punto de la avenida Tacna y entraron al primer night club que les ofrecieron los “jaladores” con la promesa de encontrar “mujeres vírgenes” ahí adentro.
-¡Pasen, pasen! seis mujeres blanquitas y vírgenes todas.- el grupo no hizo más que reírse y entrar. Aunque no se comieron el rollo de vírgenes, el tipo les había caído bien y su insistencia fue acosadora.
-¿Pasen! No se queden afuera calentones. Adentro hay de todo.- se miraron con cara de “¡bueno! Un rato no hace daño” y aceptaron la tan eufórica invitación.

El lugar emanaba un olor fétido. Era una combinación de sexo y falta de baño. La pestilencia era tal que los cigarros terminaron siendo una especie de “Glade”. Javier los animó a sentarse en una mesa, pues los que estaban parados o eran mirones pajeros o novatos. Esto él lo había aprendido de su hermano. El grupo acepto la oferta y se digno en comprar un par de cervezas bien heladas.
-Pronto saldrán. Pero no esperen mucho, guapas son pocas.- Afirma Javier desanimado.

Las chicas que se presentaron no tenían muchos conocimientos en dominar la barra y era más la cachondez que venía del público, que las habilidades de esas mujeres. De pronto, una de las odaliscas sempiternas del local, empezó a coquetear con el muy puto de Javier, le fijó la mirada en el bulto, como quien le clava los colmillos y éste quedó prendado. Era muy guapa, y seguramente una de las más caras, puesto que el nivel del local no daba para mucho. Javier quedo medio hipnotizado ante las mañas de la mujer. Y el grupo tan servicial y cómplice de pendejadas. Javier no tenía mucho, y no quería gastar todo. Se amilanó ante la noticia de Sebas.
-Cincuenta lucas. Una hora. Y si, está buena.
-¿Cincuenta? No la hago. Total no estoy muy animado.
Pero ante la cara que inspiraba compasión de Javier, el grupo decidió apoyar económicamente al sexualmente más entusiasta del grupo. Y decidieron que Javier se merecía ese polvo.
-OK. Anda.- Lo anima Sebas.
-Llámala. Me amilané. No creo que pueda llamarla solo. Hazlo por mí.- Javier se había cabreado.
-OK. OK. Yo voy.- El buen Sebas se puso las pilas.

-¿Es él?
-Javier con la cabeza afirmó.
-Vamos papi. No seas tímido.- Y se internaron en una selva de olor a sexo y curvas móviles. En el camino un par de tipos animaban a Javier, el cual estaba un poco nervioso. Como si fuese a matar a alguien, tal vez en sentido figurado sea cierto.
-¡Provecho con el Champagne!- Gritaban animándolo a aventurarse a su aventura amatoria. Pero ¿Por qué champagne? ¿Por qué ese apodo tan peculiar? Javier no sabía que iba a ser taimado por las mañas de seducción de la muy guapa Sharon. Aún no sabía que la maldad del destino recién comenzaba.

Lo sentaron en unos cómodos muebles color negro, y tan sólo los tapaba de las otras parejas un velo rojo que colgaba del techo. Se sentaron uno más nervioso que el otro. Y al rato llegó un joven abriendo un champagne con dos copas. Javier al fin entendió el por qué del apodo. Y se aventuro a conversar y seducir a su pareja momentánea.

Al rato después de dos copas él se daba cuenta que el partido adentro no se trataba como pasaba comúnmente de que la mujer, la profesional haga las cosas con rapidez y sin amor. Que le frote todo lo que podría frotarle y que lo deje al punto de haber sentido el polvo más rápido de su vida, mientras él debía hacer que la cosa dure lo necesario. Se dio cuenta que era todo lo contrario. Que mientras ella trataba de emborracharlo con el champagne “Queirolo” recién traído, él debía hacer que ella seda en su profesionalismo y haga lo posible para complacerla y también debía de hacer durar el único trago que tenía esa noche. Pero era un poco tarde, de saber que el juego consistía en eso desde un comienzo no se hubiese arriesgado. Pero sin embargo no se dejó taimar con facilidad, e hizo la lucha. Logró conocer las partes más tocadas del cuerpo de la mujer, logró ser tocado por las partes más sensibles de su cuerpo, sin embargo no logró su cometido. Entendió que para su tan ansiado polvo era necesaria otra costosa botella de champagne y no podía darse el lujo de quedar en banca rota.

Indignado y relativamente apremiado, Javier se resignó a regresar con sus cómplices de aventura. Incómodo y furioso no le quedó de otra que llamar a la retirada y salir del local tristes (algunos), curiosos (otros) y molesto (Javier). Todos se preguntaron que pasó, y a Javier no le molesto contarlo. Todos se burlaron, incluso algunos lo divulgaron. Sin embargo la corona del taimado no se la lleva Javier. Puesto que como se enterarán después, algunos, terminarán peor…

2 comentarios:

Azulesca dijo...

Leí el libro, es muy bueno.
saludos :)

Janbuk dijo...

Hola chicos! no me odien por favor!!! lamento mucho lo que paso ese día, pero creo que a uno de uds. le conté lo que pasó, en fin... con este mensaje les comunico que me pongo a disposición para encontrarnos y darles sus dos regalitos que los tengo aquí todavía y esta vez si va enserio y bueno nada, esta bueno el post y gracias por la cartita, se que me perdí la oportunidad de conocerlos ese día y escuchar sus encantadoras voces, pero nunca es tarde y nadie es perfecto, yo no lo soy y tengo mis fallas, pero puedo resarcirlas, uds. escogan día, fecha, hora y lugar para encontrarnos, creo que tengo el mail de uno de uds. a ese muchacho le haré llegar mi número de celular para quedar.

Un beso para todos y gracias por las palabras lindas a pesar de no merecerlas.

Janbuk