martes, 7 de octubre de 2008

Puto pudor



“No podía evitar la tentación mientras su brazo jalaba suavemente mi cuello. Sólo deje que todo fluya. Y de pronto nuestras mentes olvidaron donde estábamos.”

Salí de clases con un humor de mierda, ya que el sol estaba más intenso que cualquier día y las clases estuvieron mas aburridas que de costumbre. De pronto sólo tenía ganas de ir a mi casa y dormir, incluso el sms de mi novia (la de entonces) empeoró el día.
“Hace más de una semana que no das señal de vida. ¿Donde estas? Quiero verte, pero parece que tu no. ¿Pasa algo? Llámame.

Decidí que lo mejor que podía hacer era no llamarla. En ese momento la hubiese destruido de la mejor forma que sé hacerlo. Sin embargo sus mensajes me reventaban el celular, lo peor de todo era que sus argumentos seguían siendo lo mismo. Así que decidí apagar el celular y llamar a Fabio, él siempre sabe como solucionar estas cosas: “Un par de chelas y mujeres guapas son la solución a todo” suele decirme.

Nos encontramos en las bancas al frente de letras, y rodeaban las 4:30pm. Era una buena hora para un par de chelas “matutinas”. Hizo un par de llamadas y consiguió, felizmente, un par de amigas que estaban tomando en un hueco de la Cato. Él estaba muy contento, a que una de ellas era una amiga que no había visto hace mucho. Por mi parte sólo quería disipar mi mal humor y vivir un poco más tranquilo. Supuse que la idea era buena ya que ir a discotequear más tarde no lo hubiese sido, ya que no tenía ánimos de baila; las discotecas siempre han empeorado mi mal humor.

Entramos al lugar pactado, pero parecía vacío. La música, acorde con el lugar, era medio ochentera; música que escucho con frecuencia últimamente. Cuando nos acercamos a la mesa en la que decían estar las damas, nos dimos con la sorpresa que sólo estaba la prima (ya que Fabio no la conocía), así que supusimos que su amiga de años estaba en el baño. Esperamos a que salga antes de aproximarnos. Y fue entonces donde aproveche en explicarle que tenía que recoger dinero de Western para poder celebrar con tranquilidad.
-Ya después lo sacaremos.- él estaba pensando solamente en que será de la vida de Cecilia (su amiga).

Se saludaron con emoción, parecía que no se habían visto años y que se extrañaban mucho. Yo me limité a saludar a ambas (Cecilia y Fernanda) con un sereno gesto de cortesía, apenas sonriendo. Ambas eran guapas, pero de lejos diferentes. Cecilia era una chica muy “Metal”, le fascinaba ese tipo de música y se la pasó hablando del tema. Mientras Fernanda era muy diferente, tal vez una chica promedio; pero de esas que están obsesionadas por su celular y que tienen esa forma particular de hablar con la muletilla que tanto odio: ¿manyas?

Pesé a la lejana diferencia de los cuatro, la química grupal comenzó a surgir. Hablábamos de todo un poco, con las pausas de las llamadas de Fernanda, la fanática del celular, al parecer no podía evitar usar el Nextel (que por cierto eran dos). Los tragos iban y venían, aunque lo segundo parecía tener mayor frecuencia. El momento era relajante. Había olvidado los problemas pasados, y el alcohol calmaba mi mal humor por completo.

Después de un buen rato me informaron de la posible visita de dos amigos más; pensé “genial dos desconocidos más”. Sin embargo mis sospechas eran erróneas, llegó Lucas (un amigo de la universidad) con su aparente pareja, amiga, o como quieran llamarla, Betty. La nueva compañía unió un poco al grupo, y aunque no tenía ánimos de socializar, terminé haciendo lo que menos esperaba.

Fabio como siempre pensó que tomar por tomar y charlar aburriría la velada. Todos admitimos que tenía razón, así que pensamos en tomar jugando esas cosas que se hacen cuando uno quiere que el trago se consuma rápido. “Yo nunca” fue el juego que escogimos, tuvimos que explicar el juego un poco, pero aprendieron con facilidad. A algunos le falto creatividad, y los temas rojos fueron los de mayor demanda.
-yo nunca he tirado en la avenida.
-yo nunca tuve algo con algún profesor.
-yo nunca he tenido un trío.
-yo nunca he tirado en un carro.
-yo nunca he tirado en más de cinco cuartos de una casa a la vez.
-yo nunca he tirado en la casa de Fabio.- este último termino siendo el más irónico de todos.

De repente el alcohol se les subió a la cabeza a algunos (algunas para ser más específico) y el grupo se empezó a sectorizar por cuestiones morales. El “enfermonometro” apuntó a que Fabio era el rey de los enfermos y, que aparentemente Fernanda la menos enferma, ya que aunque tomaba mucho, no cometió ninguno de esos actos pecaminosos que tanto solían escandalizarla.

Las risas no paraban en la mesa; tanto así que Fernanda se paró en la silla a declarar un supuesto amorío entre Lucas y yo.
-¡Atención todos!- con voz de ebria.- Quiero brindar por mis amigos que son pareja. ¡Salud!- y todo el bar brindo por ella, no sé si por pena o por que también estaban ebrios. La situación pasó de vergonzosa a jocosa porque de pronto todo el mundo declaraba sus supuestos amores, de todo tipo: tríos, parejas, platónicos, gileos, etc.

Mientras seguíamos conversando y riendo, empecé a sentir una mano picara acariciando mi mano y luego mi pierna. Pensé que el trago se le había subido a la cabeza, pero luego entendí las intenciones, las cuales no fueron rechazadas. Fernanda había perdido el pudor, y yo jamás lo tuve. No me importaron las advertencias de Fabio. Su mirada parecía a la de “¡Huevón! ¡Tienes novia!” No era una cara molesta, reprochándome algo, parecía más bien una de complicidad en las perradas que parecía que cometería.

Salimos a la casa de Fabio, mientras parecía que yo iba a la caza de algún objetivo poco decente. No me intimidaron las caras de censura de los demás, yo sólo vivía de lo que quería y de lo que pretendía hacer; aunque siempre con el consentimiento de mi fiel compañero.
-Tengo que cambiar más dinero si pretenden ir a otro lado.
-No te preocupes. Ahí vemos. Sigue tu nomás.- internamente agradecí sus palabras que malvadamente atentarían en contra de mi supuesta relación sentimental (que de sentimientos tubo muy poco).

Ya en el lugar, dejamos a Betty con sus padres; los cuales estaban preocupados por la integridad de su hija. Supuse que pensaba que éramos un grupo de degenerados, aunque para ellos Fabio era de confiar. Entramos a su casa (la de Fabio) y Cecilia tenía que cargar su celular, el cual había muerto hace un par de horas. Mientras Fabio y Lucas estaban con una sed tremenda. La sala se convirtió en un lugar tremendamente íntimo. O al menos eso parecía. Las luces apagadas, la calma del lugar, y el mueble cómodo fueron los causantes de los primeros besos y caricias. Pese a los intentos de interrupción de nuestros acompañantes, no paramos en ningún momento. Sentí que sus manos jalaban mi cuello cada ve más y más a ella, mientras mis manos bordeaban su pierna de manera inescrupulosa. No quise pensar ni en el antes ni el después, me limite a mostrarle mis dotes de amante sin censura alguna. Sin embargo no quisimos, ni mucho menos pudimos, pasar a mayores. La interrupción del acto era inevitable, y esto lo sabíamos. Así que nos dirigimos a nuestra siguiente parada, Cripto. Era un lugar totalmente desconocido para mí, hasta entonces.

En el Taxi el chofer tuvo que aguantar todos los gritos y chillos de Fernanda. Estaba loca, no se mesuraba en sus comentarios y repitió más de 50 veces “¡Fabio es un enfermo!”. Al menos recordó su nombre, yo no podía dar fe de lo mismo. El lugar era el indicado para personas como Fabio, Lucas y Cecilia, los cuales aman la música metal. No me sentía en ambiente, aunque una que otra canción la había escuchado por influencia del primero de estos. La conversación y los tragos nos rodearon hasta más de las tres de la mañana. Fue entonces donde pretendíamos ir a descansar. Fernanda estaba más sobria, supuse que no pasaría nada más y que sólo me había aprovechado de su estado etílico. Supuse.

De vuelta en casa de Fabio, y después de que este recibió una puteada por parte de su señora madre, nos echamos a descansar en los mismos muebles cómodos donde había seducido a mi desconocida nueva amiga. Fernanda fue la primera en caer a los brazos de Morfeo, yo la seguí y caí dormido. Sin embargo Fabio pretendió estudiar como excusa, intuía que la noche aun no acababa y se sentó a vigilarnos cual gato. No pasó ni media hora antes que despertara, en parte por los ronquidos de Fernanda y otro poco por los movimientos nada suaves de la otra pareja. Parecía que Lucas y Cecilia habían viajado a un cuarto de hotel, ya que tapados con una extensa colcha despertaron su ímpetu sexual y se dejaron seducir uno a otro. Se escuchaban los jadeos, la bajada de cierres y los besos franceses. Fabio examinaba la situación desde la cocina y yo desde el palco de la misma sala. Después de un rato de incomodidad Fernanda se despertó por la misma razón y al parecer la situación la llevó, nos llevó, a la mera imitación. Los roces no se hicieron esperar. Los besos se hacían más fuertes y sentí un poco de pudor ante la obvia vista de Fabio. Nos aventuramos a una situación erótica inesperada. Fernanda jadeaba con mesura. Pretendía que no fuéramos descubiertos. La besé con pasión y su entrepierna pidió a gritos la ayuda de mi descuidada mano, la cual se paseó por esos lares. Lamentablemente la situación se volvió vergonzosa ante el sonido de los pasos de la escalera. Ambas parejas tuvimos que parar la morbosidad de la sala. Sentíamos el calor que emanaba de nuestros cuerpos. Fernanda sintió más pudor del que pudo soportar y me pidió que la acompañe a tomar un taxi. Sin embargo la otra pareja continúo después de un rato. Fabio y yo nos quedamos conversando de la sala riéndonos internamente ante esta situación bochornosa y no frecuente en mí.
-Te pasaste huevón. Pero está bien, yo te entiendo.
-No sé como comenzó todo esto.- alegué.

Al cabo de una hora aproximadamente tuve que retirarme, no por pudor, más bien por cansancio. Debía dormir. Lucas alegó lo mismo y nos fuimos a nuestras casas. Sin embargo la noche no había acabado. Para Fabio la no virginidad recién comenzaba. Algo entre Cecilia había pasado antes, la llama revivió.
“Consumió en menos de dos horas los que Lucas no pudo hacer en una noche, por pudor”

9 comentarios:

olhos vermelhos dijo...

No puedo negar que la forma en la ke mi compañero describe las cosas me gusta mucho.... me iciste regresar a ese dia weOn, jajajajajaja.

Lo bueno de las noches es ke terminan en un nuevo amanecer....

en este caso un amanecer no tan virginal :P

reii dijo...

Quiero anunciar publicamente el ultimo refuerzo del equipo Noches Virgenes (que, en verdad, yo creo que se ha apuntado solo para conocer a Deli, la diva de los blojs) es nada mas y todo menos que JoséAntonio, pero para los fines practicos de este bloj sera conocido como Melón. Es el pichulesco filósofo del Team.

Y a los protagonistas de esta entrada: suave con los desbandes.

pekita dijo...

rOberTO ac cuando ya nO estas con U flaka?..!!!!
no kreo ke sepa dl Blog!..
io ke eia... =/
....
....
...
chikos porfavor kiero ser protagonista d este blog! jajajjaa

Bloggers YoymisYo dijo...

jaja bueno. chevere el Post, esas cosas que pasan.. jaja
pero unas preguntillas sobre todo en las preguntas del YO NUNCA:
"yo nunca he tirado en más de cinco cuartos de una casa a la vez" eso es humanamente posible?.. a ver.. a ver.. jajaja
y tu enamorada? ummmmff..
bueno muchachos... somos jovenes y aprovechamos momentos como estos que no pasan siempre ¿no?

Besos

La Chata

olhos vermelhos dijo...

ke comoOoooOOO???? la nueva moda es ablar de la ex!!!! NO puessss

Pd: Pekita no t preocupes sera protagonista del blog en algun momento.... abla cuando salimos :P

jajajajajajajajaja

christiansdb dijo...

si hicieramos de este blog protagonista a pekita este se convertiria creo yo en uno de las mas vistos del mundoooooo ....habrai mucho que contar y leer ..es mas creo yo que se deberia de hacer un libro jajajaa no lo creen asi staff de noches virgenes

xrerojasg dijo...

Apoyo la mocion! del jefe de area christiansito!.... nuevo personaje: PEKE!...

ahi ta pz por rajar!

olhos vermelhos dijo...

ya chvr!

Y si christiancito es Jefe de Area, los demas ke somos???

los chulillos?

ke tan cholo eres roberto?????

xrerojasg dijo...

si digo ke es jefe es jefe ok?... aka c aplica la dictadura jaja! ... christian APOYAME!